VIVIENDA: Los Españoles y la vivienda

 
 
 

Remitente

Destinatario

Si desea enviar este contenido a más de una persona, separe sus direcciones de email con comas

A la hora de comprar una vivienda, el precio y la calidad de la construcción y de los materiales son elementos decisivos; de hecho, uno de cada cuatro ciudadanos considera los ruidos interiores como el principal problema de su vivienda y sólo el 18% de los españoles conocen sistemas que permiten fácilmente hacer reformas en la distribución de las viviendas.

A uno de cada cuatro españoles, lo que menos les gusta de su vivienda son los ruidos, tanto externos como internos, según se desprende del I Informe BPB Iberplaco sobre la vivienda realizado por Demoscopia para BPB Iberplaco, compañía líder del mercado del yeso en España y Portugal. El informe pretende conocer las opiniones de los españoles en relación a la vivienda en la que residen, puesto que ellos son los consumidores finales de sus productos.

Según esta encuesta, el 28 por ciento de los españoles menciona los ruidos exteriores como el principal problema de su vivienda y el 24 por ciento, los ruidos interiores. A pesar de esta cifra, cerca de la mitad de los españoles declara que no adopta ni adoptaría ninguna medida para combatir la contaminación acústica.

El informe se estructura en una serie de aspectos que nos adentran en la casa de cada español: ¿cuántos años se vive en una misma vivienda?, ¿qué opinión tienen los españoles sobre su residencia actual?, ¿cuáles son los problemas?, ¿existe contaminación acústica?, ¿qué hacemos para combatirla?, ¿en qué se fijan a la hora de adquirir una casa?, ¿qué importancia se da a los elementos que componen una casa?, ¿a qué estamos dispuestos a renunciar en una casa y a cambio de qué?, ¿conocemos sistemas fáciles de distribución en la vivienda?...

A uno de cada cuatro españoles lo que menos les gusta de su vivienda son los ruidos interiores:

  • El 28,3 por ciento de los españoles menciona los ruidos exteriores como el principal problema de su vivienda; el 24 por ciento, los ruidos interiores.
  • En los adosados, aumenta hasta el 44,5 por ciento el porcentaje de individuos que contestan que su principal problema son los ruidos exteriores.
  • La falta de espacio y la temperatura de la vivienda son los otros dos problemas que les siguen de cerca.
  • El 14 por ciento de los españoles manifiesta que los malos acabados son un problema en su vivienda.
  • Los problemas de falta de espacio, temperatura y malos acabados se presentan en mayor porcentaje en las viviendas de pisos en altura que en viviendas adosadas o independientes.
  • En las viviendas independientes, el problema de la localización aumenta seis puntos respecto a la media.
  • Los más jóvenes son los que más se preocupan por los ruidos, tanto internos como externos; mientras que el 31 por ciento de la población entre 30 y 50 años lo hacen más por el problema de falta de espacio.
  • Los hombres se quejan más de los ruidos (54,3%) que las mujeres (50,5%). Por el contrario, el problema de la temperatura de la vivienda lo expresan más las mujeres (24%) que los hombres (19%).
  • El problema del ruido se hace más patente en Valencia, mientras que la falta de espacio se nota más en Barcelona.
  • El tamaño de la vivienda como factor de insatisfacción es mencionado especialmente en Barcelona y Bilbao, por los individuos de edad intermedia y los que habitan en viviendas en régimen de alquiler.
  • Los ruidos exteriores parecen afectar en mayor medida a los residentes en Barcelona y Sevilla.
  • Ante los ruidos de los vecinos, los madrileños son los que más denuncian a estos.
  • Los ruidos exteriores son el principal problema en la zona de Levante y el sur. En las zonas del norte y del este, los ruidos interiores se perciben como un problema mayor que en el resto de España. La falta de espacio es el mayor problema en el este y, el problema de la temperatura cobra mayor importancia en Levante y en el sur.
  • Los ruidos del propio inmueble molestan más en la zona norte y en la zona centro que en Levante.

CONTAMINACIÓN ACÚSTICA

Según los encuestados, la contaminación acústica que se sufre en las viviendas está causada en mayor medida por los ruidos provenientes del exterior más que por los producidos por los propios vecinos del inmueble.

En las viviendas de altura, la percepción de sufrir contaminación acústica es mucho mayor que en la que se declara por los residentes en viviendas individuales.

Cuatro de cada 10 españoles no adopta ninguna medida para combatir la contaminación acústica

  • Cerca de la mitad de los españoles no adopta ninguna medida por combatir la contaminación acústica.
  • En Valencia, la tendencia a modificar la vivienda aumenta hasta el 41 por ciento, seguido de Sevilla.
  • La mitad de los españoles de la zona norte y de la zona sur no hacen nada ante el problema del ruido.
  • Los habitantes de la zona de Levante los más predispuestos a combatir los ruidos realizando modificaciones en su casa (Gráfico 1).

Actitud del interesado ante la contaminación acústica

im0000371723

Gráfico 1

CONFORT ACÚSTICO EN LA VIVIENDA

Es de esperar que el nuevo Código Técnico de la Edificación entre en vigor en poco tiempo. Con independencia de su definición final y de su correcta aplicación siempre existirán factores inalterables; la potencia sonora de una fuente emisora ejercerá una determinada presión acústica en el oído humano que solo dependerá, en el punto de captación, de la sensibilidad del oído receptor en cada una de la frecuencias. El hecho que esta presión global se mida en dB, en dB(A) o en Rw (+C;+Ctr) no influirá en el confort de la vivienda.

El confort acústico nos lo da la capacidad real de los elementos constructivos al aislarnos del exterior (fachadas y acristalamientos), de los vecinos (particiones separadoras de viviendas y forjados) y de los propios habitantes de la vivienda (particiones interiores y techos suspendidos), como recoge el Cuadro 1.

Confort acústico

im0000371724

Cuadro 1

Por supuesto que en la fase de proyecto de una vivienda, los ensayos de aislamiento acústico en el laboratorio sirven para tener una idea comparativa de las prestaciones por este concepto y así ayudarnos a elegir alguno de los distintos sistemas constructivos existentes. No obstante, la realidad viene dada por la medición "in situ" cuando la vivienda está terminada y ocupada. Es entonces cuando intervienen otros factores que por lo general debilitan el aislamiento acústico mesurado en el laboratorio. Así pues, en el proyecto y en la ejecución de la obra se debe tener especial atención con las posibles transmisiones por encuentros no aislados entre forjados, fachadas y particiones.

También se puede incrementar el confort aumentando las superficies absorbentes. En la mayor parte de las ocasiones esta actuación no es necesaria debido a las dimensiones relativamente reducidas de las habitaciones y a la existencia de los usuales elementos decorativos de la vivienda.

Etiquetas frecuentes en el fondo documental